El Papel del IIN-OEA en relación a los Sistemas de Protección de Derechos Humanos por la Infancia y la Adolescencia

El Papel del IIN-OEA en relación a los Sistemas de Protección de Derechos Humanos por la Infancia y la Adolescencia

 

Al cumplirse el 9 de junio, 93 años de fundación del Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes y la celebración del «Día de la Niñez y Adolescencia de las Américas» (fecha instaurada por el Consejo Permanente de la OEA a partir de 2017), se realizó un webinar para conversar acerca del papel del IIN-OEA en relación a los Sistemas de Protección de Derechos Humanos por la Infancia y la Adolescencia.

 

Este encuentro contó con la participación del Director General del Instituto, Víctor Giorgi, la Relatora de la Infancia y Adolescencia de la Comisión Interamericana de DDHH, Esmeralda Arosemena de Troitiño, el Juez miembro de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Ricardo Pérez Manrique, el Presidente del Comité de Derechos del Niño, Luis Pedernera e intergrantes de la Red de Corresponsales Infantiles y Adolescentes del IIN: Juana Salonia de Argentina, Shifa Sarker de Canadá y Viviana Solís de México.

 

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, envió un saludo especial, en el que reconoció el trabajo realizado por el IIN en la formación de recursos y asistencia técnica a los Estados, la promoción e intercambio de buenas prácticas y la coordinación con actores de la sociedad civil y diferentes organismos, facilitando el diálogo intergeneracional dentro de los Estados y en los foros internacionales. Aseguró que la erradicación de la violencia, sistemas de protección a la adolescencia, transformación de los sistemas de responsabilidad  y protección de la niñez migrante, forman parte de la acción del Instituto.

 

Ante la actual pandemia del COVID-19, el Secretario General expresó que, si bien la población infantil y adolescente no es la más afectada, sufre sus efectos colaterales, psicológicos, por las interferencias en el sistema educativo y otros derivados de la situación económica de los adultos de su entorno. Consideró, que en este contexto se hace necesario reforzar y profundizar las acciones para mejorar la calidad y eficiencia y abrir espacios de diálogo, para que las políticas de niñez y adolescencia se tomen en cuenta, resaltando la importancia de  defender los derechos, no por ellos sino con ellos. 

 

Por su parte, el Director General del IIN, dio inicio al diálogo afirmando que este día debe transformarse en un día de reflexión y trabajo acerca de la situación de la niñez y adolescencia en la región, así como de las acciones y protección de los derechos de la infancia y adolescencia, enfatizando la necesidad de escuchar la voz y la mirada de los niños, niñas y adolescentes acerca de la situación de la región. Señaló que en las últimas décadas el Instituto se ha alineado en la Convención de los Derechos del Niño lo que implicó cambios en el lenguaje, que a su vez reflejan cambios de fondo en cuanto a la forma de pensar el lugar de la niñez, sus políticas y la relación con los niños, niñas y adolescentes. El Director comentó que fue aquí cuando se empezó a transitar la idea de trabajar por la niñez a trabajar con ellos y que los adultos debemos reconocer a los niños, niñas y adolescentes como interlocutores válidos, reconociendo sus aportes y escuchandolos.

 

“La participación es un derecho, no es algo que se agrega a los proyectos sino que es la esencia misma de los proyectos” Víctor Giorgi

Por su parte, el presidente del Comité de los Derechos del Niño, Luis Pedernera, señaló que los tiempos que vienen se muestran difíciles. La pandemia causada por el COVID-19 ha tenido efectos que muestran un panorama complicado internacionalmente y aunque niñas, niños y  adolescentes no vieron afectada su salud tanto como a los mayores, las decisiones tomadas los ha afectado. Aseguró que los casos de violencia se han disparado, las actividades recreativas al aire libre se suspendieron, poco se ha escuchado la voz de los niños durante la pandemia «no se los consultó respecto a cómo atraviesan el momento, qué piensan de las medidas tomadas y esto ha representado un gran error a nivel mundial».

 

Esmeralda Arosemena de Troitiño, hizo una gran contribución a la conversación al señalar que todavía se debe seguir luchando por el reconocimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes como personas activas con pensamiento propio y que ofrecen aportes sustanciales. Afirmó que a pesar de las formalidades el IIN es integrante del Sistema, por su visión de integralidad y donde los jóvenes son escuchados, lo cual es fundamental para garantizar su derecho a la particiapción.

 

La Relatora destacó los actos simbólicos como ocupar un día un escaño parlamentario o en las escuelas son útiles, pero deben tener una participación protagónica, efectiva, que se garantice su valor para las decisiones a tomar. No hay que esperar que sus derechos sean violados para actuar, sino que la institucionalidad debe defender y garantizar sus derechos.

 

En la conversación, Ricardo Pérez Manrique resaltó que hay lugares en Latinoamérica donde no se ha llegado aún a respetar la Convención. En ellos los niños no tienen derechos a ser oídos, son vulnerables y la pobreza tiene cara de niño en la región. Subrayó que para poder legitimar los derechos debe haber participación de los niños, niñas y adolescentes.

 

“Debe ejercerse una ciudadanía responsable con la participación de los jóvenes en el diseño y desarrollo de las políticas.” (Ricardo Pérez Manrique)

Juana, de Argentina y Viviana, de México, parte de la Red CORIA concuerdan con lo antedicho y agradecen al IIN por su apoyo y asesoramiento para lograr comunicar los pensamientos de los niños, niñas y adolescentes.

 

“La mejor forma de celebrar este día es entender, asimilar y abrazar nuestras capacidades, nuestras participaciones y nuestras necesidades.” (Viviana, México)

Shifa Shaker, de Canadá enumeró formas en las que se puede ayudar a que los derechos de los niños, niñas y adolescentes no sean vulnerados. Una de ellas es atender y sancionar el tráfico de niños, un problema global que hay que detener cuanto antes. Recomendó proveer a los Estados de mandatos, que se realicen las investigaciones pertinentes y llevar a la justicia los casos que los involucra además de asegurar una rehabilitación correcta de las víctimas.

 

Por último, solicitó que se asegure que en las escuelas se dicten cursos sobre derechos humanos que permitan a los niños, niñas y adolescentes identificar si sus derechos están garantizados o si hay vulnerabilidades, en su entorno o en los de sus compañeros en tales y asegurarse de que tengan las herramientas necesarias para comunicarlo ante autoridades.